¿Morirás siendo una patética representación de un personaje de ficción en tu propia vida?

Sabes que sabes qué hacer.
Simplemente no te atreves a hacerlo.

Estás demasiado ocupada protegiendo la identidad que te fue dio la sociedad.
Te importan demasiado las opiniones que los demás tienen acerca de ti.
Aún sigues tratando de obtener la aprobación de tus padres.
Estás extremadamente cómoda en tu pequeñez.
Incluso te has encariñado con tu dolor.
Te gusta pensar que no tienes remedio.
Has adormecido tus deseos más profundos.
Has coleccionado mil excusas.
Te has dado por vencida de ser realmente Tú.

Y, ¿ahora qué?
¿Seguirás fingiendo una sonrisa?
¿Te quedarás aprisionada por el miedo?
¿Seguirás tratando de agradar a otros?
¿Te seguirás escondiendo de tu propósito en la vida?
¿Morirás siendo una patética representación de un personaje de ficción en tu propia vida?
¿Por cuánto tiempo más seguirás ignorando la voz en tu interior que está reclamando su libertad?

Tengo un mensaje para ti.
El Universo dice — despierta, ¡carajo!

Hazte un corte de cabello alocado.
Ve a nadar desnuda.
Peléate en un bar.
Gasta dinero en ese viaje.
Renuncia al empleo que odias.
Hazte un tatuaje del que luego te puedas arrepentir.
Invita a salir a esa persona.
Decepciona a todos excepto a tu perro.
Dile que no a ese familiar fastidioso.
Termina la relación que está sofocando tu alma.
Alza la voz por lo que te importa.
Por favor, ¡toma más riesgos y haz algo maravilloso con la única y preciada vida que tienes!